Labels

domingo, 2 de julio de 2017

Te quieren confundir

Y estaba junto a él Tobías amonita, el cual dijo: Lo que ellos edifican del muro de piedra, si subiere una zorra lo derribará.
Nehemías 4:3

Confundir

Definición

Verbo activo transitivo. Es un vocablo se trata en fundir, desbaratar o revolver cosas diversas de manera que es difícil distinguir o reconocer. Desordenar, agobiar o desordenar los ánimos o las cosas. Errar, equivocar, fallar, desorientar, engañar, despistar y apabullar. Avergonzar, humillar o apabullar.  nos disponemos a hacer algo, ya sea un proyecto personal, o alguna actividad dentro lugar de trabajo; estamos esperando que las personas que nos están viendo alaguen nuestra labor.

Como seres humanos nos gusta que se nos diga... Que
bien está quedando, que hermoso está eso, que buena idea. Nunca estamos esperando palabras negativas sobre lo que hacemos.

La ciudad de Jerusalén tenía unos 90 años en ruina, con sus muros derribados y sus puertas quemadas. Cuando Nehemías se entera de esta situación se entristeció y lloró a tal punto que decidió ir a reconstruir la ciudad.

Nehemías estaba desempeñando la labor de copero del rey Artajerjes, ésta era una posición privilegiada. Nehemías estaba cómodo, estaba tranquilo en Susa, no tenía porque molestarse y tomarse a pecho la situación de Jerusalén, pero el entendió que habían personas que necesitaban su ayuda, que necesitaban su apoyo.

Estando ya Nehemías en Jerusalén, y llegado el momento en el cual ya se había iniciado la reconstrucción de los muros de la ciudad, lejos de recibir un alago de sus vecinos referente a su obra iniciada; recibe menosprecio porque el deseo de ellos era que la obra se detuviera, que no avanzara y por tal razón vienen con palabras de menosprecio y con ánimo de confundir a Nehemías y los que con el estaban. Porque sabían que si lograban hacerlo la obra se detendría.

Si comparamos éste hecho con nuestra vida cristiana de hoy, nos vamos a dar cuanta de que así como Tobías quiso confundir a Nehemías, también satanás nos quiere confundir, y hacer que creamos que lo que hacemos para Dios o en Dios; no sirve.

Entonces en el momento que el enemigo cree confusiones en ti, tu vas a dejar de hacer la obra de Dios, ya sea predicar, evangelizar, orar por los enfermos, conserjería, etc. Dejando a la deriva la gente que tiene necesidad de Dios.

El evangelio y el ministerio precisa de hombres y mujeres que no se dejen confundir por las voces enemigas, y que estén dispuestos a manifestar la voluntad de Dios.

En Éxodo 3:8 Dios le dice al pueblo de Israel:

y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.

Yo me imagino que, cuando Dios le hace esta promesa al pueblo, ellos se alegran en gran manera, pues eran esclavos en Egipto. Pero llegado el momento de recibir lo prometido; se siembra en el pueblo una confusión, porque los que vienen de reconocer la tierra dicen:

Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella. Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac. Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán.
Números 13:27-29

Éstos hombres que habían sido enviados para reconocer la tierra de la cual iban a tomar posesión, confirman lo que Dios ya les había dicho. Pero a la vez un espíritu de miedo y confusión de apodera de algunos de ellos, y transmiten al pueblo este sentir, provocando que se turbaran y desfallecieran.

Pero cuando estás claro de lo que Dios ha dicho de ti, y tú estás determinado a buscar el cumplimiento de su promesa en tu vida; entonces tu respuesta a esas voces de confusión es así:

Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.
Números 14:8-9

Conclusión:

No te dejes confundir por el enemigo y sus portavoz, no te dejes engañar, aunque te tilden de loco sigue adelante en el nombre de Jesús, porque en el momento en que te dejes confundir y engañar te vas a detener, y entonces es ahí donde el enemigo cantará victoria sobre ti.

Que Dios te bendiga!!!

By: Miguel Marte

0 comentarios:

Publicar un comentario