Labels

martes, 8 de agosto de 2017

¿Tú, que harías?

Por: Miguel Marte

Pero no hallando cómo hacerlo a causa de la multitud, subieron encima de la casa, y por el tejado le bajaron con el lecho, poniéndole en medio, delante de Jesús.
Lucas 5:19

Hay momentos en la vida del ser humano, en los cuales, su decisión, marca un antes y un después.

Estos hombres de quienes habla la Biblia; llevaban cargado a otro hombre, que tenía un problema. Problema que probablemente se había perdido la esperanza de ser solucionado. Pero al oír de que había alguien que hacía milagros, y que además estaba en esa ciudad; ellos tomaron la decisión de llevar a aquél paralítico ante ese hombre para fuese sanado.

Al llegar ellos al lugar donde estaba Jesús, se ven en la dificultad de que, había una multitud tan grande en aquel lugar, que se les imposibilitaba la entrada a aquella casa; para poner el paralítico ante Jesús y fuera sanado.

Pero ese inconveniente no lo detuvo, ni tampoco mató la fe de ellos, porque tenían la seguridad de que Jesús era el único que podía sanar al paralítico. Y es ahí donde toman la decisión de subirlo por el tejado de la casa para ponerlo delante del doctor por excelencia… Jesús!!!

Así lo hicieron y aquel paralítico recibió su milagro, porque se tomó la decisión correcta en el momento indicado, estableciendo un antes, y un después en la vida de aquel paralítico.

El apóstol Pablo le dice a los romanos en su carta:

por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
Romanos 3:23

Aunque está palabra fue dicha hace Miles de años, y a un pueblo, y una generación que no somos nosotros los que vivimos hoy; hay en ella un factor común, que al pasar el tiempo y las generaciones, éste factor no ha pasado, sino que, aún está vigente en el mundo. Éste factor se llama “pecado” y su resultado es: muerte y condenación eterna en el infierno para todos aquellos que hoy viven en el.

Pero así como Dios le dijo al pueblo de Israel por medio del profeta Jeremías:

 He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte.
Jeremías 21:8

… para que el pueblo elijiera por cual ir; así el apóstol Pablo le dice en su carta a los Romanos, y a los que vivimos hoy también;

siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,
Romanos 3:24-25

Una vez más, Dios le da la oportunidad de elegir:

Vivir una vida de pecado, y morir eternamente en el infierno.
O, aceptar a Jesucristo como tú Señor y salvador para que vivas eternamente en el cielo.

Así como solo en Jesús aquel paralítico halló sanidad; solo en Jesús podemos hallar la salvación de nuestra alma.

¿Usted que hará?

Hoy y ahora es el momento de tomar la decisión correcta para su vida, la cual marque en usted un antes, y un después.

¡Que Dios te bendiga!

0 comentarios:

Publicar un comentario